Hay un problema que está claro. Cada año, el consumo eléctrico de las casas representa en torno al 30% del consumo de electricidad del país y son los principales contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Vamos a nombrar algunos de los beneficios de tener una vivienda pasiva para poder entender mejor su funcionamiento.

Bajo consumo de energía

Una vivienda sostenible con un aislamiento adecuado facilitará el ahorro en el coste de la calefacción, lo que a su vez supondrá un menor consumo de electricidad. Una vivienda altamente aislada utiliza un 50% menos de energía para la calefacción que una casa sin aislar. También la distribución de la entrada de luz natural, como por ejemplo ventanas orientadas correctamente, reduce el consumo de energía eléctrica entorno al 30%.

Mayor durabilidad

Las casas sostenibles están construidas con materiales de alta calidad para que sean duraderas y requieran menos reparaciones, por lo que se reduce el coste de mantenimiento. Si bien es cierto que su coste es mayor que una construcción convencional, también cabe decir que la amortización está asegurada antes de los 7 años.

Beneficios medioambientales

Las casas sostenibles utilizan menos energía que las casas convencionales, puesto que se sirven de fuentes alternativas y reducen la dependencia de fuentes de energía comunes. Estos sistemas reducen la emisión de co2 a la atmósfera debido a la disminución de uso de energía en aires acondicionados, calefacción, y luz.

Mejora tu salud

Asma, dolores de cabeza, eccemas y estornudos son algunos de los síntomas que tienen los propietarios de hogares vinculados con toxinas encontradas en la mayoría de muebles de baja calidad y en una mala construcción de la vivienda. Las humedades son un factor clave en problemas respiratorios como el asma, los resfriados comunes o la gripe. Entorno al 45% de las viviendas de nuestro país son húmedas o tienen humedades, pero gracias a un excelente aislamiento sin el uso de puentes de unión y una circulación de aire mas que notable, se puede eliminar las toxinas, las partículas y la humedad excesiva que causan enfermedades respiratorias. ¿Pasa mucho tiempo en su hogar? Hágalo más sano para usted y los seres queridos que le rodean.

 

 

 

 

El sistema de construcción de energía casi nula, es un estándar que poco a poco se va introduciendo en nuestro país, no esta vinculado con una solución específica de construcción, son conceptos que según el clima serán diferentes y se compondrán de criterios de construcción tradicionales combinados de la avanzada tecnología. El passive house institut define 5 pilares para Passivehouse: ( clima frio-templado)

  1. Muy alto aislamiento térmico
  2. Ventanas excelentemente aisladas
  3. Ausencia de puentes térmicos
  4. Hermeticidad muy alta al paso del aire
  5. Ventilación controlada con recuperación de calor

Hay un criterio independientemente del clima en el que se construya la vivienda: Debe ser posible aportar la energía necesaria para la calefacción / refrigeración solo a través de la ventilación de confort ( caudal de aire aproximadamente  0.3/h = 30m3/ph) mínima necesaria para garantizar una buena calidad del aire. Con una carga de calefacción / refrigeración igual o menor de 10w/m2.